Saltar al contenido

Rappel

Hola, mi nombre es Rocío Sánchez y quiero contarte mi experiencia después de haber contactado con el gabinete de Rappel, reconocido vidente del medio, y sobre el cual te contaré toda la verdad.

Todo inició cuando mi esposo empezó a desaparecer algunas noches de casa y volvía al día siguiente desganado y malhumorado.

Cuando le preguntaba de dónde venía, me trataba con la indiferencia más dolorosa y absurda. Así transcurrieron varios días desoladores para mí, y yo ya no sabía cómo manejar la situación.

Después de varios días de incertidumbre y desconsuelo, decidí a llamar para tener una consulta con el equipo de Rappel, que según opiniones de gente conocida, tenía excelente reputación.

Marqué los números que me indicaba su página web y esperé a que me atendiesen.

Una voz cordial me saludó preguntando mi nombre. Le dije que quería contactar a Rappel y ella, no menos amablemente, me dijo que Rappel no podía atenderme directamente, pero como ella formaba parte de su equipo, estaría encantada de hacerlo en su lugar.

Se presentó formalmente como Guadalupe y me solicitó le dijese cuál era mi consulta. Solamente unos segundos tardé en decirle mi nombre, el de mi chico y nuestros signos zodiacales. Entonces, le relaté mi situación.

Con mi breve y ajustado relato, Guadalupe pudo dilucidar lo que pasaba, y me hizo entender lo que estaba ocurriendo con mi esposo. Su voz logró calmar mi ansiedad.

Tarot del amor de Rappel: Opiniones

Empezó diciéndome que no cruzase los brazos ni las piernas a partir de ese instante. Me pidió que pensara intensamente en mi esposo y lo vislumbrara cerca mío.

Con el mazo de cartas en mano me pidió que le avisara cuándo debía dejar de barajar. Así lo hice y me solicitó le indicara el orden que prefería, para encimar los montones y proceder a echar las barajas.

Ahí mismo comenzó a detallarme las cartas que habían aparecido y su interpretación.

Inició su lectura contándome que las cuatro cartas que habían salido eran, en este orden:

  • La Torre
  • El Emperador
  • La Emperatriz
  • El Mundo

Me explicó que las cuatro en conjunto expresaban distanciamiento y escasa comunicación. Observó en la tirada una gran decepción de parte de uno de los dos, y que la separación era inminente.

También me dijo que era probable que pasado un tiempo y después de largas charlas, podría llegar a haber un reencuentro, porque El Mundo miraba en dirección a la tirada en forma derecha.

La reconciliación podría darse si estaba en la voluntad de la pareja, con un diálogo constructivo.

Dicho esto, profundizó con algunas preguntas relativas al cambio de mi esposo y siguió diciendo que La Torre junto al Emperador sugerían que el distanciamiento lo habría provocado mi hombre.

De todos modos, El Mundo marca finales como también nuevos ciclos, eso me lo dejó abierto como un detalle significativamente optimista.

Finalmente, en pocas palabras y resumiendo, me dijo algo así como “si quieres recoger frutos, primero debes sembrar”, y remató agregando que la reconciliación puede venir detrás de un buen diálogo cargado de perseverancia y respeto.

Guadalupe me había dicho todo lo que se iría cumpliendo a través de los días.

La crisis sobrevino y también la separación. Pero recordé las palabras de Guadalupe indicándome que El Mundo, una de las cartas que me habían tocado en suerte, marcaba finales y principios. y puse en práctica, sus atinados y sabios consejos.

Hoy volvimos a estar juntos, y no tengo palabras más que de agradecimiento, para el gabinete de Rappel y muy especialmente para esa mujer de voz dulce y templada llamada Guadalupe, que hizo renacer mi felicidad, con una simple llamada de teléfono, que me cambió la vida en unos breves minutos.

Como dije al principio, quería transmitir mi maravillosa experiencia para que quienes estén en una situación compleja, ya sea por amor o cualquier otra causa y no sepan qué hacer, acudan sin dudarlo a Rappel, un gabinete telefónico de videntes profesionales, donde te sabrán leer el futuro correctamente, te sabrán aconsejar, y sobre todo: te dirán toda la verdad.